DESDE EL BIOBÍO / José Miguel Stegmeier S. Presidente de Socabio AG.

Ya no podemos decir que somos “una Región del Sur”, a lo más podemos decir que somos “La Puerta del Sur”; si bien es cierto nuestros sentimientos y conductas son muy sureñas, también es muy cierto el que geográficamente nos situamos precisamente en el centro de Chile continental y que, cambio climático de por medio, nuestra paleta productiva se amplió a diversos cultivos y frutas que tradicionalmente existían desde el Maule al norte. Este concepto de centro, relativo por lo demás, no es tan relativo si se establece como área logística o de distribución. Biobío está al medio de la zona más poblada del país y cuenta con excelentes puertos en el mejor litoral que nos pudo regalar la naturaleza.

Esta condición es una de las razones del porqué China consideró al golfo de Arauco como uno de sus ejes logístico-portuario mirando al cono sur americano, en el marco de la estrategia denominada “una franja, una ruta: la nueva ruta de la seda”, en que una de las ciudades desde donde se inicia esta nueva ruta, es Wuhan, capital de la provincia de Hubei, sobre el río Yangtsé. En Concepción, hace unos meses, luego de múltiples protocolos preparatorios y visitas recíprocas, incluyendo la realización de Biobío Week en el contexto del Chile Week, se firmó un convenio amplio de colaboración en los ámbitos comercial, educacional y cultural, entre la Provincia de Hubei y la Región del Biobío.Este convenio, pionero y novedoso desde el punto de vista de como este Chile centralizado interactúa con el mundo, más la suma de nuestra amplia cartera productiva, constituyen una realidad muy auspiciosa.

Esta coincidencia de factores, como son los nuevos mercados, la disponibilidad de nuevas tecnologías y el cambio climático, efectivamente han ampliado sustantivamente nuestra oferta alimentaria: frutas frescas como son las cerezas y los arándanos, entre otras, o frutos secos como las nueces y avellanas europeas, en armonía con nuestros cultivos anuales, semilleros, hortalizas y ganaderías; más un formidable sector forestal, del cual muchos agricultores participan como propietarios de bosques, construyen esta auspiciosa realidad, potenciada con un significativo incremento del riego tecnificado, que incluso permite incorporar extensas superficies de suelos arenosos a la producción. Todo esto florece gracias a la iniciativa y esfuerzo de nuestros agricultores, pero obviamente también necesitamos, para poder seguir en esta senda de progreso, del concurso de todos.

Necesitamos políticas de largo plazo en materia de infraestructura, sobre todo en los ámbitos de la logística y el riego. Necesitamos cuidar de nuestros recursos hídricos, de nuestro suelo y de nuestro medio ambiente. Necesitamos crecer desde la sustentabilidad y también requerimos alinear a nuestros políticos tras esta apuesta por el desarrollo, de tal manera abandonemos de una vez por todas este cortoplacismo, populismo y demagogia que hoy nos abruma y que no nos permite avanzar a tranco firme para ser más temprano que tarde, un País del primer mundo.

Comenta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s