INVERSIÓN AGRÍCOLA EN EL PERÚ: ASPECTOS LEGALES DE LA AVENTURA COMERCIAL / ÓSCAR BARTON, SOCIO DE QUIROGA & BARTON ABOGADOS

El Perú, dadas sus condiciones naturales es la despensa del planeta tierra, su riqueza agrícola y variedad hortofruticola así lo demuestran. No obstante lo anterior, el posicionamiento del país como potencia alimentaria se debe en gran parte a inversionistas extranjeros que contribuyen con logistica y tecnología, como también a proyectos de grupos agrícolas foraneos.

El crecimiento constante de la industria, representa en la actualidad una tremenda oportunidad para agroexportadores y proveedores que quieran expandirse al mercado peruano. El país goza de un Estado de Derecho sano, con paz social y reglas del juego claras. La inversión privada es promovida y protegida como pilar económico cardinal.

Una vez tomada la decisión de invertir en Perú, nuestra legislación es sumamente flexible, otorgando al inversionista diferentes opciones, de acuerdo con sus necesidades específicas. El inversionista podrá elegir entre establecer una sucursal o constituir una sociedad. Las sucursales son a menudo usadas cuando se quiere contratar con el Estado peruano ya que así se puede acreditar la experiencia de la matriz extranjera en el proceso de adjudicación.  La matriz responde por las obligaciones de su sucursal peruana.

Al constituir una sociedad peruana, la matriz no responderá por las obligaciones de la subsidiaria o filial peruana. Las formas más usadas son la Sociedad Anónima (S.A) y la Sociedad Comercial de Responsabilidad Limitada (S.R.L.). En ambos casos, se trata de sociedades en las que los socios o accionistas no responden con su patrimonio personal por las deudas de la compañía. Su responsabilidad se limita a los aportes que hayan realizado a favor de la sociedad. Para efectos tributarios no hay diferencia entre estas opciones, todas tributan igual.

En cuanto a los socios o accionistas, se requiere requiere que sean al menos 2, pueden ser personas naturales y/o personas jurídicas, peruanas o extranjeras. En general, constituir una empresa en Perú toma alrededor de 20 días, pues se debe firmar una Escritura Pública, inscribirla en Registros Públicos, obtener la identificación tributaria, abrir una cuenta bancaria, registrar ante el banco a los apoderados de la compañía y legalizar los libros de la misma. Los bancos exigen depositar un capital social mínimo de S/500 (alrededor de USD 150).

Algunos datos de interés: a) Imp. Renta empresarial actual 29.5% (en Regimen Agrario 15%); b) Imp. Dividendos 5%; c) Aporte Seguro Social 9%; d) Vacaciones 30 dias calendarios por año; e) Convenios para evitar la doble tributación con: Chile y otros paises.; d) 2 gratificaciones anuales en régimen generales equivalentes a 2 sueldos brutos; e) Pago de CTS; f) Sueldo mínimo en US$ 273 aprox; g) Ley de Promoción agrícola con franquicias y beneficios para el sector; h) Régimen Mype para emprendedores.

Por lo anterior, planificar preventivamente y considerar el costo tributarios de la operación, el régimen laboral aplicable, el registro de las marcas y patentes, así como la correcta elaboración de los contratos comerciales con clientes y proveedores locales, es clave para tener una expedición comercial exitosa.

Comenta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s