¿Cómo comunicamos y entendemos China?/ María Montt S., PhD, Universidad de Manchester, académica UC

Las reacciones en distintos medios de prensa a la última reunión del G7 ponen en evidencia de que la República Popular China es un actor que, más allá del intenso intercambio económico del país asiático con distintos países, ocupa un rol central en el escenario internacional. Es innegable también que el país asiático es un actor central en América Latina y Chile. A pesar de ello, y aunque esto ha ido remediándose de manera intensa en los últimos años, es aún necesario generar más conocimiento e intercambio con la RPC. A medida que aumenta el intercambio, debemos aumentar y mejorar el conocimiento sobre China en la región, para una relación sustentable en el largo plazo.

En este contexto, y más allá del desarrollo del conocimiento e intercambio que considero piezas fundamentales que se deben promover en Chile, me detengo en la importancia de la comunicación. Muchos de los desafíos que implica el desconocimiento y el poco intercambio (real o imaginado), o la idea de distancia entre ambos países, tiene que ver con la manera en que se enmarcan las comunicaciones sobre China en Chile.

Muchas veces se refiere a China como un modelo de desarrollo tecnológico a seguir, pero también en ocasiones como una figura amenazante, o en otras ocasiones de manera peyorativa. Más allá de las perspectivas que se adopten, lo que aparece como preocupante es que en muchas ocasiones encontramos menciones a “China” o a “los chinos” sin distinguir si se hace referencia al gobierno de la RPC o a comunidades migrantes de origen chino. Muchas veces se refiere a personas chinas como “otros” distintos a nosotros, sin detenerse a pensar que la “otredad” es producto de la relación entre personas y, por tanto, somos todos “otros” entre todos, pero que las circunstancias históricas y políticas han llevado a unos a ser “más otros que otros”.

El cómo nos referimos sobre las personas o instituciones contribuye a moldear imaginarios y expectativas. En este sentido, la claridad, las fuentes de información y transparencia se suman a la manera de comunicar China, contribuyendo a miradas comprensivas y no prejuiciosas en la relación con China, y que permiten sortear diferencias con éxito. La comunicación, el qué y cómo comunicamos, es algo a lo que debemos estar atentos para una auspiciosa relación entre Chile y China, así como a nivel de la comunidad en general.

Comenta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s